¿Es correcto llamarlas “baterías libres de mantenimiento”?

Años atrás llegaron al mercado las baterías Plomo-Ácido (VRLA, por sus siglas en inglés: Valve Regulated Lead Acid batteries) …

25 de febrero de 2022  

Años atrás llegaron al mercado las baterías Plomo-Ácido (VRLA, por sus siglas en inglés: Valve Regulated Lead Acid  batteries), selladas o “libres de mantenimiento”, cuya principal novedad consistía en que no están inmersas en electrolito al cual se le deba medir nivel ni densidad para verificar el estado de la batería, en contraste con las baterías tradicionales, inundadas (flooded), a las que cada cierto tiempo debe hacérsele dichas mediciones.

Sin embargo, es importante resaltar que, aunque las baterías Plomo-Ácido permiten evitar estas mediciones de forma regular, siempre es importante someterlas a una verificación de otros factores que, con el tiempo, también son indicadores del estado de las mismas, éntrelos que resaltan:

  1. Puentes inter-celdas: con el tiempo, cambios de temperatura o vibración, estos puentes pueden aflojarse, trayendo como consecuencia, un aumento de la resistencia y recalentamiento de las terminales.
  2. Placas: con el tiempo y los ciclos de Carga-Descarga, las placas se van sulfatando y, eventualmente, entran en corto o en circuito abierto, lo cual afecta el desempeño del banco, especialmente durante una emergencia.
  3. Carga profunda: un desperfecto en el cargador puede afectar notablemente a las baterías, ya que un mal ajuste del mismo puede hacer que el banco permanezca en estado de carga profunda más tiempo que el necesario, lo cual reduce la vida útil del banco; otra consecuencia de esta carga profunda prolongada es que pueden hincharse los recipientes y llegar a agrietarse y derramar el electrolito (no son baterías inmersas en electrolito, pero sí hay una presencia del mismo en compresas microporosas que se ubican en medio de cada par de placas).
  4. Armónicos: si el cargador de baterías no es de buena calidad, o tiene algún desperfecto, puede introducir una gran cantidad de armónicas en forma de rizado, lo cual es altamente desgastante para las baterías.

El estado de la batería es un asunto de monitoreo en el tiempo y, aparte de los defectos físicos que se pueden ver a simple vista, otros asuntos como el estado de las placas y la resistencia inter-celdas se pueden monitorear por medio de equipos especialmente diseñados para ese efecto.  Importante resulta llevar un récord de los parámetros que son indicadores de su estado (como impedancias, resistencias, tensiones de celdas, corrientes flotante y de rizado del cargador, etc.) para así evitar enfrentar situaciones complicadas, especialmente en aplicaciones que requieren de alta confiabilidad.

Los equipos de prueba anteriormente indicados pueden conservar en su memoria grandes cantidades de lecturas de los estados de las baterías y se pueden generar informes y gráficos, así como descargarlos en una computadora y fijar un parámetro de advertencia para cada celda.

En CEICA ofrecemos baterías y cargadores de las mejores marcas, además de equipos MEGGER para realizar las mediciones y el monitoreo que garanticen la confiabilidad de su banco de baterías.   

Para más información sobre nuestros equipos, puede escribirnos por correo a te.escuchamos@ceica.com, por WhatsApp o utilizando nuestro formulario de contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat